Nightfall dreams

Nightfall just beside them. The moon just by their side. And darkness always waiting for them to come, to erase her loneliness. Just watching them pass by, waving to her didn’t satisfied her; she asked them to go to live with her forever. To give her the dreams she needed to feel alive again. They did. Without thinking, without looking. They lifted flight, crossed the sky, to leave the dreams they carried in the land they could see ahead. But they slipped out of their hands, approximating to her, heading to the sky. They followed them, hoping for them to come back, they were lost in the dark mantle.

They are part of the stars now. Permanently in the sky, with no way to go out since they are unable to fly back with both wings broken. Nightfall is already set again, everything dark and silent. But now, upon the darkness of this nightfall, there are new eyes watching us. An airplane flying through stories not forgotten, through those dreams that didn’t need to buy a stairway to heaven and glory because they already had it. Those that sometimes vanish at daylight but keep fluttering at night. Those that once laughed with joy, just before they held their breath and closed their eyes.

 

I don’t know if it can be noticed in the short story but I needed to express my feelings about the accident of the airplane in which traveled the Brazilian football team Chapecoense that fell apart yesterday night (November 28) in Antioquia, Colombia (my country). An aerial tragedy that left 71 dead and 6 injured. I’m really sorry for what happened and my deepest condolences if someone related to any of the passengers is reading this. 

——-

Sueños de anochecer

Anochecer justo a su lado. La luna acompañándolos. Y la oscuridad siempre esperando a que lleguen, para borrar de una vez por todas su soledad. Sólo viéndolos pasar, saludándola, no la satisfacía; les pidió irse a vivir con ella para siempre. Entregarle los sueños que ella necesitaba para sentirse viva otra vez. Lo hicieron. Sin pensarlo, sin mirar. Levantaron vuelo, cruzaron el cielo, para dejar los sueños que cargaban en la tierra que podían ver adelante. Pero se les resbalaron de las manos, aproximándose a ella, rumbo al cielo. Los siguieron, con la esperanza de que regresaran, se habían perdido en el oscuro manto.

Son parte de las estrellas ahora. Permanentemente en el cielo, sin forma de salir ya que son incapaces de colar devuelta con ambas alas rotas. El anochecer llega otra vez, todo oscuro y silencioso. Pero ahora, sobre la oscuridad de este anochecer, hay ojos nuevos observándonos, Un avión volando a través de historia no olvidadas, a través de esos sueños que no necesitaban comprar una escalera al cielo y a la gloria porque ya la tenían. Aquellos que a veces se desvanecen a la luz del día pero que continúan revoloteando durante la noche. Aquellos que una vez se rieron con alegría antes de contener su respiración y cerrar sus ojos.

 

 

Advertisements

Relojes

Observaba los relojes por un pasillo en penumbra. Escuchaba el tic-toc sincronizado de todos. Miraba cada uno detalladamente, impresionada por el modelo de cada uno. Le gustaban mucho los relojes, especialmente uno de ellos que le recordaba su hogar. Marcaba las seis en punto de la tarde y el segundero seguía avanzando al compás del día. El reloj que le recordaba las veces que rogaba por ayuda al nadar en contra de la corriente, las veces que la luz se iba y se quedaba sola con todos esos tigres que la atemorizaban y esperaban a ser domesticados.

El minutero se movía ágilmente, señalando cuanto tiempo había pasado sumida entre sus pensamientos. La melodía de aquel reloj le recordaba los miedos que había enfrentado a lo largo de su vida y cantaba las horas para que llegaran los nuevos miedos a invadir su tranquilidad. Se percató otra vez del aspecto burlón del reloj.

Miró hacia ambos lado del pasillo, ese reloj que tanto admiraba la tenía ahora de rodillas, imaginando el futuro que le esperaba detrás de esas delgadas manecillas. Muchos otros relojes en la sala esperaban hablarle pero ella no les prestaba atención pues se quedaba mirando el reloj que apuntaría el momento de irse devuelta a su hogar.

Otra vez el tic-toc penetrando en sus pensamientos, creando una realidad diferente a la que ella vivía. Cerró sus ojos y empezó a escuchar las palabras del reloj en sus oídos, decidió permitir que el aparato marcara su destino. En poco tiempo la cara del reloj había cambiado y ya no se refería al futuro sino al pasado que ella acababa de vivir. El reloj entendía las ganas que tenía de cambiar el pasado y girando sus manecillas hacia el lado contrario pintó en su mente una escena imaginaria de lo que a ella le hubiera gustado vivir en el pasado.

Luego de unos minutos, despertó. Se había quedado soñando despierta de pie. Llevada por el sonido adormecedor de las agujas de su reloj. El aparato que marcó en ella el gusto de poder imaginar una vida diferente. Al unísono, todos lo relojes marcaron la misma hora, siete en punto de la noche. Debía apurarse, su vida la esperaba pero aquel reloj no alcanzó a despedirse de ella.

clocks

Take from: url

 

Crescent moon

Tell me, crescent moon,

the times I’ve written a letter under your light.

Tell me, crescent moon,

the papers you’ve seen burn.

 

Only you know the times I’ve cried,

because words aren’t enough to tell what I feel.

Only you know the times I’ve looked up to the sky,

thinking if someday my dream will come true.

 

I’m sorry, crescent moon, if I’ve wasted my tears,

flooding my bedroom in the darkness.

I’m very sorry, if I haven’t listened to your advices

and I’ve made the same mistakes over and over again.

 

Please, crescent moon, wherever he is,

protect him and illuminate his path with your light.

Please, crescent moon, I beg you,

never leave him alone.

Keep him under your gaze forever because,

even though I’m not with him, I’ll keep thinking of him everyday and night.

 

I promise, crescent moon, I’ll be more sensible.

I’ll take into account your advices,

and listen to your lessons.

I promise, crescent moon, I’ll keep my secrets,

and I’ll just share them with you,

since you are always watching me.

 

Thank you, crescent moon,

because although I can’t see you every night,

I can see you in his eyes.

Thank you, for looking after me,

for taking care of every step I take.

 

And I want to give you special thanks,

my dear crescent moon,

for allowing me to meet him once.

It would be a pleasure for me to meet him twice.

Más allá de lo que los ojos pueden ver

mariposas-amarillas

Taken from: url

Magia, mitos, mariposas amarillas.

Le dieron vida a la realidad.

Retaron lo que los ojos pueden ver,

volando con alas de cristal,

conquistando corazones como los barcos el mar.

Sueños cargados de letras.

Sueños colgados en páginas amarillentas.

Sueños que encontraron la salida.

¡Por fin libres! Se amontonaron en la puerta que abre el mundo,

reventando en una explosión

de amarillo, azul, rojo, verde y blanco.

Atravesando la Rayuela de Julio Cortázar,

encontramos a Argentina.

El sol, desde su bandera ilumina,

la literatura hispanoamericana.

Durante aquellos cien años que nunca pasarán,

¡Qué solos nos dejaste, Gabriel!

Cuando contaste el relato de un náufrago,

y la pluma ubicó un punto final.

Ahora el coronel no tiene quien le escriba.

Nos encontramos con Juan Preciado,

pisando tierra mexicana.

Cerca de Comala se puede observar

a la mente de Juan Rulfo pasear.

Inolvidable Aura la de Carlos Fuentes.

Inolvidable el pacto entre la rutina diaria y Martín Santomé.

Inolvidable recorrido a través de recuerdo dominicanos,

que con dolor y melancolía vuelven siempre a nuestra mente.

Para Latinoamerica el tiempo no pasa.

Aún estamos perdidos viendo llover en Macondo.

Todavía atrapados en un mundo,

de magia, mitos, mariposas amarillas.

Que le dio vida a la realidad,

que la tuvo entre sus manos un momento,

y que nunca la dejará escapar.

Este es un poema que escribí acerca del realismo mágico y el boom latinoamericano, hechos históricos de mi continente. Mencioné algunos símbolos de  libros y autores reconocidos de este movimiento, entre ellos las famosas mariposas amarillas colombianas de Gabriel García Márquez. Espero que les guste y se aventuren a leer autores latinoamericanos (si no lo han intentado ya), nuestra literatura es mágica e incomparable. ¡Feliz fin de semana para todos!

Persiguiendo sombras

Caminaba detrás de ellas a pasos apresurados. Las lagrimas brotaban de sus ojos creando una cascada, su soledad la mantenía atrapada preguntándose cuándo lograría escapar. Llevaba un oscuro pasado caminando a su lado sin dejar de molestarla, perdida en la penumbra del lugar se preguntaba cuándo volvería a sentir la alegría de la vida. Se preguntaba cuándo volvería a ver una luz que le trajera una nueva sonrisa.

Seguía caminando detrás de ellas sin detenerse. No podía esperar a que pasara el tiempo, debía retomar su camino. La brisa fresca hacía aun más difícil la vida, su objetivo se desvanecía con cada paso que daba. No sabía si alcanzaría a llegar, sus recuerdos la atrapaban en una realidad paralela. Llegó a un frío lugar, con hielo y nieve por todas partes. Se quedó inmóvil y pudo observar frente a sus ojos un fuego que le daba calor pero que poco a poco fue creciendo hasta consumir toda su presencia.

Cuando se recuperó no era más que una sombra en medio de la oscuridad. Una sombra que seguía caminando sin importar qué pasara y que seguiría caminando, buscando refugio, y aunque caminara detrás de ellas no lograría alcanzarlas pues era una sombra destinada a caminar sola. Sin importar dónde se encontrara, siempre caminaría sola porque vivía encerrada en el reflejo que lo que antes fue un inquietante sueño, porque vivía en un mundo que ni siquiera podía ver.

shadow

Take from: url