Háblame

Háblame. Solo la última vez.

De ti, del clima, de la vida. Háblame de versos y de promesas, de dolor y fatiga, de pérdida y esperanza.

Háblame de fútbol, de noticias, de periodismo, de economía, de tu carrera.

Háblame del Río de la Plata o de Argentina. De lo frío que está el café o de lo llena que está la cafetería.

Háblame, aunque no sea de literatura, ni de química, ni de música, ni de paleontología.

Háblame despacio, bajito y sincero, de lo que quieras, de lo que sueñes o de lo que pienses.

Háblame así, por mensajes o en persona o por un retrovisor, al oído y en susurros, que pintan letras de amor y terror.

Háblame con dulzura o brusquedad, delicadeza y pasión, drama y piedad. Que en tus palabras encuentro inspiración y en tu voz una melodía sin igual.

Háblame como quieras, en silencio o con prisa. Con lamentos y gemidos, con sonrisas y carcajadas, coqueto y atrevido.

Háblame con tus ojos, de expresión dormida, con tu parpadeo y tus pestañas cerradas todas las mañanas. Que sean ellos los que sonrían cuando algo te cause gracia y ellos los que me pidan cualquier otra mirada.

Háblame en un callejón de noche cerrada, o en una pradera de flores. Háblame en tu carro, o en el mío, o en otra ciudad, en la mitad del océano o en una tempestad.

Háblame hasta que mis oídos queden sin aliento y mis pasos ya no repitan sus lamentos y tu voz me acompañe toda la vida, hasta dejar de esperar un encuentro que no volverá.

Háblame con tus manos, con tus dedos, tus muñecas y tus labios. Sin tocarme, sin besarme, sin rozarme y que nada más que no sean tus palabras toque mi corazón.

Háblame, sin importar cómo o dónde. Solo háblame, antes de que mis ojos cambien de horizonte.

No importa de lo que hables, lo que digas, lo que imagines. Sólo háblame, que necesito tu voz, tus pensamientos.

Háblame a pesar de la tormenta, de lo que pase entre los dos o de lo que no pase jamás.

Háblame una vez más, así sea por equivocación. Porque entonces mi alma lograría ver a la tuya una única vez a través de las palabras y así tendrá reservas para soportar que nunca más me vuelvas a hablar.

Advertisements

2 thoughts on “Háblame

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s